22 de noviembre de 2014

Visita a la Alcoholera de Chinchón.



Aprovechando una fiesta local de Madrid nos fuimos a visitar la Alcoholera de Chinchón, esta vez iba acompañada de Sofía de Mil ideas mil proyectos, y Tomás de El saber culinario.

Los antiguos cosecheros de Chinchón se reunen en la Sociedad de Cosecheros de Vino, Vinagre y Aguardiente, llevaron a 3 exposicines universales (París, 1889 y 1893; Chicago 1893) obteniendo dos medallas de oro. 




El 11 de marzo de 1911, cientos de esos cosecheros decidieron dejar de producir de manera artesanal e individual y crearon una nueva sociedad que produciría por primera vez anís de forma industrial. Gracias a la Ley de Alcoholes de 1904, que pretendía evitar la manipulación inadecuada del alcohol, para asegurar la sanidad y seguridad, los 300 nuevos socios salieron beneficiados, porque, además de producir más litros de chinchón, pagaban menos impuestos

Cuando Alfonso XIII concedió a Chinchón el título de ciudad, la Sociedad financió los fastos de la visita real a la localidad. En 1969. Los socios de la Alcoholera deciden vender la compañía a la empresa vinícola González-Byass.

Se inaugura la planta actual, de 50.000 metros cuadrados, en 1979 . Produce cinco millones de botellas al año. Un millón y medio de estas son de anís.  El resto son otros licores. En 2005 pasa a formar parte del grupo  González Byass, S.A. Si en 1940 trabajaban alrededor de 40 personas, ahora casi todo es automático y solo hay 16 empleados.





 Empezamos el recorrido por la sala de elaboración:
El proceso sigue siendo el mismo que hace cinco siglos: se echan el alcohol y la matalaúva al alambique y se someten a una presión de calor continua durante unas 12 horas. Una vez que el líquido se evapora pasa por un cuello del cisne o trompeta que une al alambique con el condensador, donde el vapor pasa por un serpentín refrigerado con agua fría para su condensación. El destilado sale por la piquera, que tiene un alcoholímetro para indicar el grado. Este destilado tiene 75º de base. 




 Después se le añade agua o jarabe de azúcar, dando lugar a diferentes tipos.



  
También estuvimos viendo el almacén donde se almacena el grano del anís verde (matalahuga o matalauva) es la única alcoholera que usa 100% de matalahuga y productos naturales como alcohol y azúcar, no tiene ningún conservante ni productos químicos.


Al final del recorrido se encuentra la zona de embotellado, etiquetado y empaquetado.


 Se venden tres tipos de botellas: chinchón dulce, con 35º de alcohol; seco, sin azúcar, de 43º, y,  el especial, de 74º. 




Una de las novedades es el vaporizador de anís, que se usa principalmente en repostería, y cocina.



Este es uno de los primeros alambiques, se encuentra situado en la tienda de la alcoholera.

                                         

Si queréis ver recetas con anís, podéis entrar en Cocinaconchinchon


2 comentarios :

  1. Hola! Muy interesante la visita! Seguro que lo pasasteis genial! Besis

    ResponderEliminar
  2. Perdona Carmen, que estoy más para alla que para aca y todavia no te he mandado la foto del grupo, la verdad es que la visita fue muy interesante y aprendimos un monton de cosas de la elaboración del anís, esto hay que repetirlo, besos
    Sofía

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Espero tus sugerencias

Blogging tips