22 de enero de 2014

Utensilios de cocina: La yogurtera


Recuerdo cuando yo era pequeña tomaba pocos yogures porque eran caros, no existían las marcas blancas y todos eran de esa marca que todos conocemos, además tenías que devolver el envase y te lo descontaban si comprabas más,  asi que era frecuente tener yogurtera en casa. Pero quedó abandonada por la comodidad de los yogures envasados. El caso es que el verano pasado ordenando unos armarios en casa de mi madre aparecio por arte de magia la famosa yogurtera (bueno, más bien reapareció). Comprobé que estuvieran todos los accesorios, la limpié, la enchufé y...sorpresa!! funcionaba!!


El tener una yogurtera en casa para hacer yogures caseros no es precisamente para hacer yogures mas económicos de los que hay en el mercado, por eso nunca me había planteado comprar una, que ya no me caben más cacharros en casa (o eso dice mi marido) pero ya que estaba allí, pues me la traje para casa para probarla.  Ahora se ha convertido en un vicio, alterno entre yogurtera en invierno y heladera en verano, y siempre tenemos algún postre lacteo casero bien rico. No encontré las instrucciones asi que me tocó investigar y ahora lo comparto con vosotros para que podemos sacar provecho a este pequeño electrodoméstico.



A lo que iba, vamos a ver que es una yogurtera y como usarla:

En los años 80 se vendieron muchas yogurteras que pronto perdieron su uso por la llegada de los yogures envasados, pero ahora parece que hay una vuelta a preparar las cosas en casa. Pese a los grandes avances en tecnología  la yogurtera sigue manteniendo prácticamente el mismo funcionamiento. Es un electrodoméstico muy fácil de utilizar, en el que tan solo nos tenemos que preocupar de la temperatura  de la cantidad de tarros que nos permite hacer y de que el preparado de yogur esté en su punto para usarlo. 

Recordemos que el yogur es el producto lácteo que más beneficios aporta al organismo, por su fácil digestión y su efecto prebiótico favorecedor de la flora intestinal. 




Obviamente para preparar yogur la yogurtera no es el único método  podemos utilizar una manta como las abuelas, en el horno, en la olla express, lavavajillas... aqui teneis algunas instrucciones. La única función que tiene es aportar una temperatura constante entre los 35 y 45 ºC adecuada para que se produzca la fermentación láctica, lo que facilita el trabajo.

El yogur:
El yogur es el resultado de la fermentación de la leche mediante dos bacterias: el lactobacillus bulgaricus y el spreptococcus thermophillus, que encontramos en un yogur natural o en sobres (fermentos para yogur) que podemos comprar en centros especializados. En este caso los sobres los encontráis en el frigo ya que son bacterias vivas. Lo cierto es que para hacer yogurt no es necesaria una yogurtera. 


Procedimiento básico:
La mezcla base es un yogur, un litro de leche, 3 cucharadas de azucar y 3 de leche en polvo. A partir de ahi podeis ir probando sabores. Cuando pongamos el preparado en los vasitos es mejor que esté a una temperatura templada (unos 20ºC ó 25ºC). Deben dejarse entre 8 y 12 horas, si los dejamos más tiempo corremos el riesgo de que queden demasiado ácidos y si los dejamos menos, no se cuajarán bien. Después los ponemos la tapa (no antes) y los guardamos en el frigorífico, al menos cuatro horas y listos para tomar.  Lo que es importante es mantener la yogurtera tapada durante la fermentación y colocar los vasitos dentro intentando que no se toquen entre sí para no formar bolsas de suero. 

Consejo: yo suelo dejar uno sin aromatizar para conservarlo como masa madre para la siguiente vez, y así se puede reutilizar unas 8 veces más o menos.



Tiempo de preparación:
Preparar la mezcla no te llevará más que unos minutos, pero luego hay que esperar a que estén listos. El yogur comienza a estar cuajado a partir de la sexta hora, pero para asegurarnos de que está bien cuajado dejaremos un mínimo de 8 horas. Yo suelo dejarlos en la yogurtera toda la noche y cuando me levanto los meto en la nevera, y para la hora de comer ya están.

Conservación:
Aguantarán más o menos una semana o 10 días en el frigorífico.

Sabores: 
Si quieres sabores básicos tipo limón  fresa o natural, no recomiendo la yogurtera. No es que no salgan bien, es que no sale muy económico  Por eso yo suelo utilizar la yogurtera para sabores extraños que no se comercializan o son a un precio alto. Os dejo unas cuantas recetas (cafe, violeta, dulce de leche, galleta)


Necesidades especiales:
Resulta especialmente adecuado para gente con intolerancias que deban controlar todos los ingredientes. Puede hacerse con leche de vaca (entera, desnatada o semi), leche de cabra, de oveja y leches vegetales como la de soja,  sin lactosa o kefir...Si queremos que sea vegano habrá que empezar también con un yogur de soja.

Los botes:
Como podéis imaginar ya es un milagro que la yogurtera funcionara tantos años después  y aunque encontré todos los botes, estaban bastante deteriorados. Investigué que podía hacer y lo más obvio, que sería pedir repuestos originales, salía bastante caro (casi la mitad del precio de la yogurtera) además de que había encargarlo y esperar bastante tiempo. Así que paso siguiente: buscar en internet otras ideas. Así llegue a la conclusión que podía hacer 2 cosas: usar botes pequeños de potitos o conservas o comprar algun yogur de cristal tipo danone y reutilizarlos.
Solución fácil y barata, así que fue lo que hice. Tiempo más tarde también encontré unos tarritos de yogur preciosos en una tienda de utensilios de cocina, de cerámica y bien de precio, asi que ahora tengo hasta se sobra. Ya sabéis  lo importante es comprobar que tanto de alto como de ancho entran en vuestra yogurtera, y respecto al numero, siempre podéis tener alguna más como repuesto.



Precios, marcas, modelos...
Como ya os he contado la que yo utilizo es la que tenía mi madre, pero he investigado un poco:
Las marcas más comunes son moulinex, jata y tefal, pero también está muy extendida la silvercrest, famosa por estar en oferta en los supermercados lidl. 
Destaca el modelo multidelices de moulinex pues permite hacer también queso fresco y otros postres como crema catalana y cuajada.
Respecto a precio creo que van entre los 14 y los 50 €, aunque como siempre podéis encontrar algun modelo por encima o por debajo por características especiales.
En este tipo de electrodomésticos no han evolucionado mucho, no requieren un supermotor o materiales especialmente buenos, así que tampoco os preocupes demasiado por investigar. Lo que si  es útil es elegir una yogurtera que tenga una superficie única sobre la que poner los tarros de yogurt frente a las que tienen huecos específicos para cada tarro, pues así cuando se vayan rompiendo los tarros será más fácil de encontrar sustitutos y entran más yogures en cada tanda.




Espero haberos ayudado, si tenéis alguna pregunta o consejo, podéis dejarlo en comentarios.

5 comentarios :

  1. Qué barbaridad Carmen que buen artículo has hecho de los yogures yo en su día le compré una a mi madre y no se por qué razón desapareció de casa y me he comprado una nueva relativamente pocos años y la verdad es que es un hago mucho yogures sobre todo de soja

    ResponderEliminar
  2. Hola. Me podrias decir como hacer yogur de avena. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he hecho nunca, me imagino que sería igual que el yogur natural, y luego, al final, le añades copos de avena.

      Eliminar
  3. Hola.
    Hoy encontré la yogurtera de mi madre. Segui todas las indicaciones que diste y ahora estoy a la espera.
    El tema es que no sé si funcione, no sé cómo saber si está calentando o no..alguna recomendación?
    Por lo pronto voy a esperar con harta fé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. normalmente se empieza a calentar por abajo y se ve alguna burbuja en la tapa, pero en estas tan antiguas es difícil de ver pronto. ten paciencia!

      Eliminar

Gracias por comentar. Espero tus sugerencias

Blogging tips